La maternidad es mía

17 de mayo de 2017 | por: Raquel Vázquez, CLE

Cuando sientes que algo es tuyo, normalmente buscas cuidarlo y exaltarlo. Probablemente, te ha pasado que consigues algo con mucho sacrificio y luego no quisieras que se extraviara o dañara bajo ningún concepto. Cuando te adueñas de tu maternidad, ocurren cosas hermosas e inimaginables.

En el 2015, recién había comenzado a convivir con mi pareja, cuando me enteré de mi embarazo. No fue para nada planificado, pero procuré atenderme lo mejor posible. Había escuchado de las tan repetidas “cesáreas innecesarias” y no quería pasar por eso. Sin embargo, al buscar referencias sobre ginecólogos, no encontré de primera instancia alguien que respetara mi proceso en cada etapa. En una feria de maternidad en el hospital donde atendería mi parto, invitada por mi educadora en lactancia, fue que conocí la importancia de educarse y adueñarse de la maternidad. Allí tomé talleres con la que sería mi partera, una doula y conocí a la Dra. Ana Parrilla, médico experta en lactancia. Mi vida cambió. Ese mismo día, recomendada por una enfermera, me cambié de ginecóloga. Tenía ya 23 semanas de embarazo, muchas dudas y poco dinero.

Fue la mejor decisión de mi vida. Junto a mi partera, Yesenia Gómez, me eduqué sobre todo el proceso de parto y pos-parto, desarrollé mi plan de parto y planifiqué mi “labor sitting”. Mi ginecóloga, Alma Pontón,  siempre fue muy abierta al diálogo con mi partera y, definitivamente, mi educadora en lactancia, Jessica Rodríguez, me salvó de la leche artificial. Quería un parto vaginal respetado y lactar a mi hija completamente, y ¡lo logré!

Ahora, como educadora en lactancia certificada, mi mayor consejo es que las familias se adueñen del proceso de maternidad. Que pregunten, cuestionen y se empapen con todo lo relacionado a la maternidad. Procuren que sus proveedores de salud tengan prácticas actualizadas, y basada en evidencia científica. Que sean muy honestos en todo el proceso y que te provean la libertad de decidir sobre tu propio cuerpo.

El parto no es un procedimiento médico, sino totalmente natural en el cuerpo de la mujer. Hay que abrazarlo con respeto y cariño; es el comienzo de tu maternidad.

¿Tienes dudas sobre algún aspecto de la maternidad? Visita naceunafamiliapr.com y déjanos ayudarte. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s